El segundo método consiste en comparar los precios de una amplia variedad de productos muy similares

Por ejemplo, puede estar buscando un teléfono móvil de la web 2.0. Así que haces una búsqueda por palabra clave para el tipo de producto y el sitio de comparación de precios escupe los resultados para todos los teléfonos celulares de la web 2.0. Basándose en su propio presupuesto, puede identificar rápidamente algunos modelos que le pueden interesar.

  • Cuando comparas los precios, puedes rebajar fácilmente cientos de dólares de la etiqueta de precio original. Sólo lleva unos minutos realizar una búsqueda rápida y podrás obtener toda la información de precios que necesites. En pocos minutos, puede ahorrar hasta cientos de dólares, especialmente si compra un artículo de gran valor como un televisor de plasma o el último televisor LED 3D.

La mejor manera de hacer comparaciones es usar Internet.

Internet pone toda la información que necesitas a unos pocos clics de distancia. Incluso hay sitios web de comparación que le permiten comparar muchas compañías a la vez. Esto le permitirá ver sus cotizaciones, pero también le permitirá ver los diferentes planes de cobertura que ofrecen las compañías. Esto puede reducir rápidamente su lista de posibles compañías a tres o cuatro.

Así que no te apures demasiado para saltar y hacer una compra.

Puedes estar tentado de comprar algo que veas en una tienda local, pero si es la primera vez que te encuentras con el producto, ¡no lo compres todavía! Vuelve a casa y enciende el ordenador y empieza a navegar por ahí. Te sorprenderá la cantidad de información que podrás obtener de varios sitios web. Además de la información de precios, también podrá leer las opiniones de otros clientes. Los productos también están clasificados para dar a todos los consumidores una mejor idea de la calidad general de los artículos.